OPORTUNIDADES COMERCIALES
[ ver + ]


ENCUESTA
¿Como conocio el portal SM?
Por publicidad
Por visita a industria
Por recomendación
A traves de un buscador

Votar

Ver Resultados


06/02/2019 
Nacional 
 


Vaca Muerta en el futuro argentino 

Es de esperar que nuestro país halle una solución a la enorme oportunidad que representan reservas que cobran aún más valor con el uso de la tecnología. 


 
Nuestro país dispone de la segunda reserva mundial de petróleo y gas extraíbles comercialmente de la roca original o esquisto que los contiene. Son los conocidos internacionalmente en lengua inglesa como shale oil y shale gas, explotados con la denominación "no convencional". La mayor reserva comprobada de este tipo la tienen los Estados Unidos. El esquisto o shale productivo de Vaca Muerta , en Neuquén, presenta un espesor de entre 50 y 250 metros, ubicándose a algo más de 2500 metros de profundidad. Se extiende horizontalmente en una superficie de más de 40.000 kilómetros cuadrados. Tiene características positivamente comparables con los yacimientos de este tipo en otros países. Por ejemplo, contiene una importante cantidad de carbón orgánico total (TOC, por sus siglas en inglés), se encuentra a alta presión, expone buena permeabilidad y gran espesor. A diferencia de las principales formaciones de shale operadas en el exterior, Vaca Muerta está alejada de centros urbanos, lo que permite mayor flexibilidad operativa y menores incidencias ambientales. No está distante de las operaciones petroleras convencionales neuquinas, lo que facilita la logística. La profundidad del esquisto lo aleja de los acuíferos, descartándose toda contaminación de las aguas de consumo.

Esta enorme riqueza ha cobrado más valor con el desarrollo de la tecnología, que ahora permite extraer los hidrocarburos que aún están en la roca y que necesitarían millones de años para salir naturalmente de ella para formar reservorios. Es el proceso por el que transitaron geológicamente el petróleo y el gas que se extraen convencionalmente. Las claves tecnológicas son principalmente dos: la horizontalización de la perforación cuando se llega al shale; y el fracking o rotura de la roca por la inyección de agua a altísima presión, mezclada con una arena especial que mantiene abiertas las fisuras y permite permear hacia afuera el petróleo y el gas. Este proceso ha ido ganado eficiencia hasta hacer posible operar sin pérdida a los precios de mercado vigentes. Los Estados Unidos han sido pioneros y en pocos años han reducido su dependencia del petróleo importado y se han afirmado como exportadores de gas. Allí han quedado sin uso varias instalaciones de regasificación de gas licuado de importación.

La productividad por pozo en Vaca Muerta compite bien con los mejores yacimientos de los Estados Unidos, con recuperaciones finales (EUR) estimadas a 30 años normalizadas para 7000 pies en el orden de 12 mil millones de pies cúbicos. Las tasas de reducción de la producción de un pozo en la Argentina son menores que las de los Estados Unidos.

Todas estas auspiciosas circunstancias están hoy transitoriamente afectadas por la situación generada por el mecanismo de subsidios establecido por la resolución 46 del Ministerio de Energía y Minería, de 2017, como lo expuso nuestro editorial del 12 del mes pasado. En efecto, con la intención de impulsar las inversiones y la producción, se reconoció al gas extraído en Vaca Muerta un precio superior al de mercado; el subsidio es decreciente hasta 2021.

El acuerdo con el FMI requirió fijar ex post un tope a los fondos destinado a esas compensaciones, que en el presupuesto de 2018 fue de 28.700 millones de pesos. Las compañías que entraron a los primeros nueve yacimientos acogiéndose a la resolución 46 absorbieron ese monto rápidamente. Su producción superó la que habían declarado, por lo tanto no quedó margen de subsidio para otros nuevos inversores. La aceptación oficial de la aplicación del subsidio también al gas exportado resolvió la dificultad de la caída veraniega de la demanda interna. Tecpetrol, por dar un ejemplo, duplicó la producción de gas no convencional presentada en el plan original.

En la puerta de entrada aguardan firmas de gran importancia que aunque podrían operar rentablemente con los precios no subsidiados, no lo harán si no obtienen el precio oficial, ya que otros competidores lo logran. La decisión del Gobierno fue la de reconocer ese precio hasta el tope de la producción presentada en el plan original y no en la efectivamente realizada. Es una solución imperfecta, pero no más que cualquier otra de las alternativas posibles. El Gobierno así incumple con un compromiso legalmente adoptado y se expone a reclamos. Las empresas que superaron los volúmenes presentados afirman que su inversión se basó en los retornos calculados sin ese tope. Son empresas de capital abierto que entonces deberían justificar ante sus accionistas una eventual decisión de acceder a la imposición oficial sin apoyatura legal. Esperemos que se arribe a una solución negociada del menor costo para ambas partes.

Con la construcción del ferrocarril para llevar la arena empleada en el fracking y con otras inversiones logísticas para el mercado interno y la exportación, Vaca Muerta se desarrollará sin subsidios al precio del gas. Debe además recordarse que Vaca Muerta no es el único campo de petróleo y gas no convencional de la Argentina. Confiamos en que la dificultad generada por la resolución 46 será superada y la Argentina tendrá en esta enorme riqueza un puntal para su esperado desarrollo.






























Fuente:
https://www.lanacion.com.ar/2217415-vaca-muerta-en-el-futuro-argentino
 






YouTubeFacebook MainContact Twitter

Powered by
DigitalFX